150 años de Alicia, el primer «Féminas de cuento» en Barcelona

150 años de Alicia

Este sábado 14 tendrá lugar en Cafè DAlícia la primera sesión de «Féminas de cuento» un ciclo de eventos dirigidos a todos aquellos que quieran redescubrir los cuentos populares a través de una perspectiva diferente. Noemí Risco, traductora de la trilogía El corredor del laberinto (James Dashner), Finnikin de la Roca (Melina Marchetta), entre otros libros, será la encargada de traernos curiosidades de los diferentes libros y sus traducciones a nuestra lengua.

Esta primera sesión estará dedicada a Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, y yo estoy deseando ir y escuchar todo lo que Noemí nos va a contar.

>> Sábado 14 de marzo, a las 18.00 h. en  Cafè DAlícia, C/Entença, 178, Barcelona.



Prohibido leer esta entrada

Dejemos las reseñas a un lado y hagamos de esta entrada algo más personal. No voy a quejarme de que el blog está en estado de hibernación porque salta a la vista. Así que a nula inspiración, bueno es hablar sobre un poco de todo.

Mis lecturas han empezado el año muy descolocadas.

2015-02-18 06.55.12 1

Quería empezar fuerte y me aventuré con Un mundo sin fin, la continuación de Los pilares de la tierra. Craso error, se me está haciendo eterno. No me queda mucho para acabarlo, pero aún así no tiene nada que ver con su el anterior. Luego he ido de libro en libro con temas que no suelo leer pero que lo hice por trabajo. También leí Lolita, la lectura escogida en El club Pickwick, que afortunadamente reseñé hace unas semanas, así que me abstengo de comentar nada más. Otra lectura destacable por su fama actual sería Cincuenta sombras de Grey. La curiosidad pudo conmigo, la culpa la tiene Nina y sus frases en Twitter que me picaron. Veredicto: no voy a leer los siguientes, para saber más, entren a mi Goodreads.

Ahora mismo, además de la lectura sin fin que comento más arriba, estoy leyendo The boy who sneaks in my bedroom window [Goodreads]. Dentro de unos meses me examinaré para el First Certificate y quiero leer mucho en inglés desde ahora hasta entonces. Tenía esta novela en el eReader desde hace unos meses y la compré porque estaba a un euro y pico, pero la verdad es que no me está gustando mucho, le falta chispa, está llena de tópicos y el estilo de la autora no es muy bueno. También estoy leyendo una novedad de este mes de febrero que saldrá reseñada en la revista Off the record de marzo. Por fin algo que me gusta, que exceptuando Lolita, puedo decir que llevo una racha algo mala.

Y hablando de Off the record quería dejar aquí plasmado que en el anterior número –el de enero- podéis encontrar tres reseñas mías: Theotocópuli bajo la sombra del Greco, de Rosa Huertas, un libro que abre una nueva visión de este gran pintor con un toque de lectura prescriptiva escolar, pero que ya me hubiera gustado a mí que me tocaran libros así; Recuerda que me quieres, de W. Davies o  las conocidas blogueras Maisha y Arsénico con un Peter Pan y una Wendy muy actuales, y Prohibido leer a Lewis Carroll, de Diego Arboleda y Raúl Sagospe, un libro que es amor y cuyo título he versionado a mi manera para inaugurar esta nueva ¿sección? Realmente no sé cómo llamarla. Quería escribir sobre un poco de todo y no he encontrado nombre para ella. Así que la llamaremos «Sin nombre» e improvisaremos un título ingenioso cada vez.

Estoy pensando que hace muchísimo tiempo que no escribo en aquella sección que bauticé como «Curioso diseño» y Prohibido leer a Lewis Carroll es el libro perfecto para volver a ella.

2015-02-18 06.56.24 1



«Lolita», de Vladimir Nabokov

La historia de la obsesión de Humber Humbert, un profesor cuarentón, por la doceañera Lolita es una extraordinaria novela de amor en la que intervienen dos componentes explosivos: la atracción «perversa» por las nínfulas y el incesto. Un itinerario a través de la locura y la muerte, que desemboca en una estilizadísima violencia, narrado, a la vez con autoironía y lirismo desenfrenado, por el propio Humber Humbert.

Lolita

Lolita ha sido la lectura escogida para los meses enero-febrero de El club Pickwick, y la segunda en el reto cincuenta clásicos en cinco años. Por un lado me apetecía leerla, pero por otro creía que el tema me iba a echar para atrás. Ahora estoy orgullosa de haber leído uno de los libros que más sentimientos ha despertado en mí como compasión, repugnancia o admiración.

Más o menos todos sabéis de qué trata la historia, sino el argumento lo deja entrever bastante bien. Un hombre de cuarenta años atraído por niñas preadolescentes acaba de inquilino en casa de una viuda y de su hija de doce años, Dolores, o Lolita para Humbert, puesto que para él, ella será el amor -u obsesión- de su vida. Me cuesta describir a Humbert y a Lolita de una manera objetiva, él es uno de los personajes cuya construcción sobresale del resto. Bajo la apariencia de inteligente, culto y maduro, se esconde un hombre repugnante y enfermo. No puedo describirlo de otra forma, aun así, lo que más me ha impresionado es que al final del libro llega un momento en que su manera de narrar los acontecimientos finales acaba despertando en el lector compasión porque te das cuenta de lo ridículo que es. Dolores, Dolly, Lola será un niña inmadura y malcriada, de esas que creen que lo saben todo pero que, en realidad, no tienen ni idea de nada: una preadolescente de los pies a la cabeza. La llegada de Humbert a su vida la convertirá en Lolita, que bajo su apariencia segura, para mí se convierte en una víctima. Hay quien dice que ella es tanto víctima como verdugo en esta historia, pero yo no puedo verla como verdugo, las situaciones por las que esta niña -¡solo tiene doce años!- pasa, nadie debería sufrirlas, por mucho que hubiera un momento en que Lolita se dejara deslumbrar por Humbert.

Vladimir NabokovDejando a un lado el tema, llega el momento de echar un lanza a favor de la novela y animaros a leerlo por una sencilla razón: está muy bien escrita, el manejo que tiene Vladimir Nabokov con el lenguaje es maravilloso, y si me he dado cuenta con la traducción, no me imagino cómo será en su lengua original (que no era la Vladimir, él la escribió en inglés pese a no ser su lengua natal). Además, Nabokov ha construido la historia siendo Humbert Humbert el narrador de ella y la cuenta hacia ese jurado que lo condenará: nosotros, los lectores. El autor juega con nuestra moralidad, y por ello, tiene todos mis respetos porque hay pocos que lo consigues, como él. Sin embargo, las últimas cincuenta páginas del libro acaban siendo cargantes y la narración de Humbert/Nabokov se volvió algo pesada. Necesitaba que acabara ya, porque todo lo que pasaba estaba siendo demasiado para mí.

Como podéis ver, Lolita es un libro polémico que no de deja indiferente a nadie, hay que leerlo para saber realmente por qué hay tantas opiniones distintas. La perversión, el erotismo que  enmarca sus páginas está muy presente. Hubo momentos en que me sentí atrapada por el estilo y la historia, por saber cómo iba a resolverse, pero el círculo en el que acaba metido Humbert acabó por abrumarme. Han pasado semanas desde que lo terminé y ¿me gustó? No lo sé; Lolita es uno de esos libros que solo el tiempo será el que me haga contestar esa pregunta.

«Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío; alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres paso par dar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.

Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos siempre fue Lolita.»

 

Vladimir Nabokov (1899-1977) es uno de los escritores del siglo XX con obras tan conocidas como Lolita, Ada o el ardor, Pálido fuego o Una belleza rusa. Tras huir primero de la Rusia comunista e instalarse en Alemania e Inglaterra, Nabokov abandonó la Europa de la II Guerra Mundial para vivir en Estados Unidos. A partir de 1938 escogió el inglés como lengua literaria y desde 1941 comenzó a dar clases de Literatura Comparada y Ruso en el Wellesley College, aunque también enseñó en otras universidades, como Cambridge o Cornell.



«Para siempre». «Cuatro bodas 4», de Nora Roberts

He conocido a Mac, en Álbum de boda, a Emma, en Rosas sin espinas, y a Laurel, en Sabor a ti, así como a sus profesiones dentro de la empresa de organización de bodas Votos; y solo me quedaba por conocer a la cuarta amiga e integrante de la empresa: Parker Brown, la reina de la eficacia y el control absoluto, que no imagina lo mucho que va a cambiar su vida cuando, una tarde lluviosa, su coche se sale de la carretera. Al rescate llega Malcom Kavanaugh, quien lejos de ser un príncipe azul es una mecánico que representa lo que ella más aborrece: lo impredecible.

2015-01-11 05.31.41 1

La reseña de Para siempre se me ha hecho de rogar más de lo que yo misma esperaba. Reconozco que han pasado varios meses desde que terminé la serie Cuatro Bodas, pero recuerdo bastante bien todo lo que la última novela me transmitió. Si recordáis, pese a lo mucho que me gustó el primer libro, los siguientes me decepcionaron ya que había muchas similitudes entre sí y con la primera historia. Por lo tanto, pensaba que me encontraría más de lo mismo en esta última. Y aunque así ha sido, la personalidad de los personajes principales, Parker y Malcom, ha mejorado la mi percepción sobre la serie.

En lo poco que había leído sobre Parker en los anteriores libros ya me imaginaba que iba a ser un personaje que iba a darle vidilla a la historia. Ella es una chica fuerte, seria –cuando la situación lo requiere-, que sabe cómo manejar cualquier tipo de situación con una maestría que ya quisiera yo. Como organizadora de eventos sabe que la presión puede ser su gran aliada y siente que el trabajo es su vida, lo que más feliz le hace, su pasión. Malcom, en cambio, tiene otra manera de ver las cosas, más calmada, sabe separar su vida laboral de la personal, es más pasota, tranquilo.  Ambos han pasado por una situación difícil que les cambió su visión de la vida –si recordáis, Parker perdió a sus padres-. Mientras que para Malcom fue la clave para empezar a vivir la vida sin complicaciones, disfrutando de cada momento, Parker encontró en el trabajo el bálsamo que necesitaba. Tan diferentes y tan parecidos. Sus choques me han hecho pasar momentos muy entretenidos y divertidos, sin duda, lo mejor de Para siempre son ellos.

En cuanto al desarrollo de la historia hay pocas sorpresas que se diferencien de los otros libros. Nora Roberts vuelve a repetir algunos de los aspectos que no me convencieron, como por ejemplo que no se ve cómo se va construyendo la pareja, sino que todo acaba siendo muy precipitado. Es cierto que en esta última novela este hecho no está tan presente, pero su sombra es palpable. En este caso, y como sucedía con Álbum de boda, el pretendiente en cuestión viene del mundo de fuera de las chicas –no para Emma y para Laurel- por lo que su propia historia me ha parecido más profunda que la de Jack y Del. La previsibilidad no ha sido en sí un aspecto negativo, todos sabemos qué es lo que nos vamos encontrar en este género, y Nora Roberts sabe que lo que sabemos, por lo que su objetivo no es sorprender, sino deleitarnos con el ambiente y con los personajes, y en eso sí que no me puedo quejar.

El resto de la familia Votos, porque eso es lo que son y cómo se sienten ellas, están bien presentes, organizando las bodas y los diferentes eventos por las que son contratadas, mientras sus vidas siguen adelante. En Para siempre veremos como una de ellas dará el gran paso por lo que toda la casa se verá trastocada por el feliz evento. Como en los anteriores libros, la organización de las bodas es uno de los aspectos que más me ha gustado de esta serie, ver cómo se cuecen los preparativos, los reportajes, la decoración, la comida –con la presencia del pastel nupcial-, todo coordinado por Parker al segundo. Ha sido un placer leer sobre ello.

Cuatro bodas ha sido una lectura con sus más y sus menos, Álbum de boda y Para siempre son las novelas que más me ha gustado, la primera porque muestra una preciosísima historia, el inicio de la serie, y la última porque los protagonistas son muy atrayentes. De todos modos, guardo un buen recuerdo de la serie y espero que el próximo libro que lea de Nora Roberts me haga disfrutar muchísimo.

«-Ha traído a Parker en la moto.

Jack rió socarrón y desvió la mirada de Del para fijarse en Mal.

-Estás de coña.

-No hay mal que por bien no venga. –Malcom, que empezaba a divertirse, se metió una aceituna en la boca-. O venía en moto, o llegaba tarde a la reunión. En fin… –Volvió a zamparse otra aceituna-. Creo que le ha gustado. Tendré que llevarla a dar una vuelta de verdad.

-Eso. –Del soltó una risita-. Te deseo buena suerte».

- Plaza & Janés / DeBolsillo (Penguin Random House) -



Las mejores historias del 2014 las quiero para el 2015

Me ha costado mucho decidirme por las mejores historias de este 2014. Cada vez estoy más convencida de que deberían ser aquellas que recuerdas con cariño a pesar de los meses, las que te han removido por dentro, las que más te han emocionado, las que te han hecho sonreír o reír a carcajadas. Estas son las mías.

 

MEJORES LIBROS

De 62 libros, 56 son los que he leído este año, no he llegado a la cifra que me había propuesto pero no me importa, porque tengo una nueva oportunidad, ¿no? He leído libros de todo tipo –incluso en inglés, de lo que estoy muy satisfecha-, me he abierto más a libros infantiles y he encontrado historias en las que me he emocionado y en las que he sufrido. Puede que algunas no tengan un cinco en Goodreads pero han estado muy cerca y se merecen estar aquí.

Se vende mamá (Care Santos) y Prohibido leer a Lewis Carroll (Diego Arboleda y Raúl Sagospe) son los libros infantiles que comentaba, historias que a los más mayores también nos harán sonreír; Stardust y El océano al final del camino (Neil Gaiman) han sido dos novelas maravillosas que catapultan al autor como a uno de mis favoritos; tanto Jane Eyre (Charlotte Brontë) como Peter Pan (James M. Barrie) me han recordado que los clásicos MejoresLibros2014deben caerse a mis manos más a menudo si son tan buenos como ellos; como no mencionar a Perdida (Gillian Flynn) y lo alucinada que me dejo; Todas las constelaciones del amor (Lydia Netzer) es ese tipo de novela con la que piensas de vez en cuando pese al tiempo pasado. La peculiar història de l’Ava Lavender (Leslye Walton) y Tota la veritat dins meu (Julie Berry) han sido dos historias muy diferentes a lo que suelo leer y me han introducido en dos ambientes apasionantes ; y por último Ensueños (David Aceituno y Conrad Roset), su belleza es mágica, un libro obligatorio para los lectores de álbumes ilustrados.

 

MEJORES PELÍCULAS

Setenta películas vistas no está nada mal. Entre todas ellas destaco a ocho. Salvo una, el resto son estrenos de este 2014, lo que me hace pensar que hay muchísimas películas clásicas o de años anteriores que debo descubrir. Pocas están reseñadas, y estoy muy enfadada conmigo misma por no haberle dedicado más entradas al cine, ojalá este 2015 no vuelva a cometer el mismo error.

Temía ver Bajo la misma estrella y Si decido quedarme por los temas que trata y porque sus novelas me gustaron mucho, por lo que esperaba que fueran buenas adaptaciones, y así han sido. No tengo palabras para describir lo que ambas me hicieron sentir, quienes las habéis visto me entenderéis. Esperaba mucho de Perdida, ya que el libro es alucinante, y cumplió las expectativas con sobresaliente. Me alegro también que La ladrona de libros tuviera una buena adaptación pese a lo difícil que me parecía hacer. Te mantiene un nudo en la MejoresPeliculas2014garganta durante toda ella. Grandes sorpresas han sido Cinema Paradiso y Al encuentro de Mr. Banks, sus historias no son nada indiferentes a los amantes de los libros y el cine. Me lo pasé pipa con El gran hotel Budapest –Wes Anderson, el director, ha sido mi gran descubrimiento- y El lobo de Wall Street –soy una gran seguidora de Leonardo DiCaprio-, son totalmente diferentes, pero a su manera me hicieron disfrutar del cine como hacía tiempo que no lo hacía.

 

MEJORES SERIES

Elegir las mejores series de este año ha sido, sin duda, lo más difícil. Hay series con las que disfruto muchísimo pero que han tenido una temporada floja y no las he incluido. Así que me he regido por las que sí han cumplido mis expectativas.MejoresSeries2014 Mismo error que con las películas, nada de reseñas sobre series (muy mal por mí).

2 broke girls se ha mantenido firme y es que ambas chicas despiertan carcajadas allá donde vayan; como olvidar a Sherlock y lo mucho que disfruté de los tres capítulos, quiero mucho más; Raising Hope se merece estar aquí, es una de las más divertidas y no entiendo por qué ha sido cancelada, la verdad; puede que la novena temporada de Supernatural no haya sido la mejor pero sí la que me ha hecho ver lo mucho que disfruto viéndola, Sam, Dean y Castiel ya forman parte de mis personajes favoritos; y por último, Juego de tronos y esa temporada que nos obliga a desear que llegue abril (os debo la reseña de ella, lo sé).

 

No sé si os habéis dado cuenta, pero durante este 2014 Estantería Azul ha sufrido cambios interiores. No ha sido un año fácil respecto a mi relación con el blog, pero ambos deseamos que el año que ya se acerca nos vaya mejor. Por mi parte sólo espero encontrar tan buenas historias –ya sean en libros, películas y series- como los años anteriores. Para cerrar este año, sólo me queda agradecer a todos aquellos que visitáis Estantería Azul por dejar vuestra huella en él; no sería lo mismo sin vosotros, así que: GRACIAS.

¡FELIZ AÑO NUEVO 2015!